Acaba un verano nefasto para los accionistas de Bankia

La entidad sigue sin afrontar el problema de sus accionistas mientras la cotización de Bankia en bolsa registra mínimos

Los accionistas afectados por la salida a bolsa de Bankia en 2011 han vivido un verano aciago en el que el valor de la acción ha seguido inestable, y ha llegado a alcanzar el mínimo de los últimos años. Mientras, la entidad que engañó a miles de familias sigue sin mirar a la cara a este problema, y lejos de solucionar su problema se empeña en poner trabas para evitar que salgan adelante las demandas civiles de los afectados. Bankia defiende que para dictarse sentencias en las demandas individuales debería esperarse a lo que dictamine la Audiencia Nacional en la gran causa sobre Bankia, donde se investiga la legalidad de su salida a bolsa.

Acudir a la vía judicial es el camino para que los accionistas de Bankia recuperen sus inversiones. La entidad sigue (y seguirá) sin mover ficha, y confiar en que el valor de la acción remonte es una quimera. Si nos fijamos en cómo se ha comportado la acción de Bankia durante este verano vemos que a pesar de recuperarse ligeramente durante el mes de julio la caída fue en picado en agosto, y continuó en septiembre, situándose su valor los días 8 y 14 de ese mes en 1,01 euros por acción, unos niveles que no registraba en el último año y medio. Y los analistas expertos de Berenberg incluso vaticinan que éstas perderán el nivel del euro por acción en las próximas fechas.

Los accionistas que invirtieron en su salida a bolsa continúan a expensas de la fluctuación del valor de Bankia en el parqué, y recuperar sus inversiones no pasa ni mucho menos por esperar a que remonte el valor de su cotización. Miles de accionistas fueron engañados en el momento del debut en bolsa en la entidad porque ésta ocultó su verdadera situación, y fueron nuevamente maltratados con el contrasplit en una proporción de 100 a 1 que aplicó Bankia y que se traducía en que el valor nominal de sus acciones pasara de 2 a 0,01 euros. Con esta operación, el accionista que tuviera 1.000 títulos pasaba a tener sólo 10, siendo sustituido el valor de referencia de 3,75 euros por acción por 375 y suponiendo una pérdida de más del 99% de su dinero.

Como accionista de Bankia debe saber que el valor de la acción jamás alcanzará los niveles que le permitan recuperar toda su inversión, y que la vía para lograrlo es demandar a la entidad en la vía judicial. Los juzgados están determinando que se dan todos los supuestos para anular la compra de esas acciones, y lo está reafirmando en numerosos fallos.

Contacte con LEAN Abogados y deje en manos de los mejores profesionales recuperar todo el dinero que invirtió en acciones de Bankia en su salida a bolsa. Somos un despacho multidisciplinar especializado en derecho bancario y asumimos compromisos firmes con nuestros clientes; presentamos su demanda individual en sólo dos semanas y sólo le cobramos si usted gana.

Llámenos sin compromiso al teléfono gratuito 900 102 722 y sepa cómo podemos ayudarle.