Sentencia en contra de Bankia por la comercialización de las acciones.

SENTENCIA Nº 83/2015 DE 2 DE JULIO DE 2015

Juzgado de 1ª Instancia nº 01 de Alcalá de Henares

Publicamos otra sentencia más de las muchas que nos llegan cada semana. No solo recuperan sus ahorros los inversores de grandes cantidades, los de cantidades más pequeñas también lo hacen. En este caso 1.998,75 euros.

DTG y GEM, de 34 y 37 años respectivamente, suscriben a fecha de 19 de julio de 2011 la cantidad de 1.998,75 euros, representados en 533 títulos. Se pide en el suplico que el Juzgado de que se trate declare la nulidad del contrato de adquisición de acciones suscrito por las partes basándose en un vicio del consentimiento y, subsidiariamente, que declare el incumplimiento del negocio por parte de la demandada, con la consiguiente indemnización por daños y perjuicios.

El Tribunal estima la demanda de la parte actora, y declara la nulidad del contrato de compraventa de acciones suscrito por las partes el 6 de julio de 2011, y de la subsiguiente orden de suscripción de títulos, entendiéndose de la misma manera anulados cuantos contratos sean directamente dependientes de los de suscripción de acciones que se anularon. Asimismo, como consecuencia de la declaración de nulidad, deberán las partes restituirse todo lo que percibieron por razón del negocio jurídico: por una parte, deberá restituirse la cantidad invertida por los codemandantes (1.998,75 euros), más los intereses legales devengados; por otra parte, la sentencia indica que deberán restituirse a la parte demandada las acciones, los dividendos que se hubieren repartido y percibido, etc., más los intereses legales. En lo referente a los intereses, los que haya de abonar la parte demandada se computarán desde la fecha de suscripción de las acciones, y los que tuviere que abonar la parte actora desde la fecha de cobro de dividendos, si los hubo.

Nuestros abogados están preparando un juicio de acciones Bankia.

Nuestros abogados están preparando un juicio de acciones Bankia.

De esta manera, es como si el contrato no hubiese existido nunca, retrotrayéndose todos sus efectos, prestaciones, beneficios y pérdidas, resarciéndose los daños y volviendo, dentro de lo posible, a la situación inicial.

Además, se condena en la sentencia a la parte demandada al pago de las cosas procesales del procedimiento, y se enuncia el modo de impugnación: recurso de apelación, en el plazo de 20 días, ante el Juzgado emisor de la decisión, previa constitución del necesario depósito de 50 euros en la correspondiente cuenta bancaria del Órgano de que se trata.

Recupera tu dinero como estos afectados en un plazo muy breve. Contacta gratis con nosotros en el 900 102 722 o en info@vabogados.com