¿Qué es la herencia yacente?

La característica principal de la herencia yacente es la falta de titularidad de la misma durante un tiempo concreto

Entendemos por herencia yacente a la situación en la que se encuentra el patrimonio de la persona fallecida, desde que se produce el fallecimiento hasta la aceptación de la herencia por parte de los herederos. Toda herencia pasa por este estado, constituido como una situación transitoria, y su fin es dar continuidad al patrimonio hereditario mientras se determina quién es el titular o titulares de la herencia.

Tras todo fallecimiento comienza un proceso sucesorio que pasa por cuatro fases distintas; apertura de la sucesión, llamamiento de los herederos, delación hereditaria y aceptación de la herencia. Al período de tiempo transcurrido entre el primer y el cuarto paso, donde se produce una falta de titularidad, la herencia no recae sobre una persona en concreto y es entonces cuando hablamos de la herencia yacente.

La yacencia de la herencia requiere la administración y custodia de los bienes y derechos hasta que sean aceptados por el heredero y el encargado de hacerlo deberá haber sido designado por testador, mediante el nombramiento de un albacea o por las personas llamadas a heredar.

La herencia yacente puede generar dudas, como por ejemplo la situación de los acreedores ante un patrimonio sin titular. En este sentido, la jurisprudencia del Supremo admite que el patrimonio yacente es susceptible de ser demandado imponiéndose la necesidad de que bien a través de albaceas o administradores judiciales existan personas encargadas de su administración, teniendo facultades para actuar en los procesos judiciales.

Además, una herencia yacente no está exenta de cumplir sus obligaciones tributarias, recogiendo la legalidad que todo el patrimonio susceptible de imposición debe tributar aunque no exista una personalidad jurídica propiamente dicha. También hay que señalar que, cuando la herencia no ha sido aceptada, podrá salir a concurso a petición de los acreedores de la persona fallecida.

 

 

Una herencia yacente no impide que sea titular de derechos y obligaciones, y en el testamento del fallecido aparecerá el albacea nombrado para su administración; en caso de no existir, será una función realizada por los llamados a heredar o por la persona designada por el juez en su caso.

La herencia yacente puede ocasionar problemas para los herederos en caso de no agilizarse el proceso legal, y por eso es importante contar con el asesoramiento de profesionales del derecho hereditario que guíen nuestros pasos.

En LEAN Abogados estamos cerca de usted para ayudarle a que sus pasos en materia de sucesiones se adapten a la legalidad, quedando además minimizados los posibles problemas y conflictos familiares que pudieran darse en el futuro. Llámenos sin compromiso al teléfono gratuito 900 102 722 e infórmese.