¿Qué impuestos debo pagar al heredar?

Sucesiones y donaciones y la plusvalía municipal son los dos impuestos que deberá asumir el heredero

Dependiendo del régimen fiscal de cada Comunidad Autónoma, los herederos pagarán más o menos por heredar

El de sucesiones y donaciones y la plusvalía municipal son los impuestos a los que estamos sujetos como herederos en España, y estos pueden variar mucho según el lugar en el que se produzca. En el caso de sucesiones, aunque la legislación estatal establece cómo calcular la base imponible del impuesto, el cálculo de la base liquidable y la tarifa aplicable es competencia de las Comunidades Autónomas, que pueden modificar las reducciones y los tipos establecidos por el Estado de forma subsidiaria.

Así las cosas el impuesto de sucesiones y donaciones, tributo que grava la renta que produce la aceptación de una herencia o donación, plantea diferencias entre sí dependiendo de las Comunidades Autónomas. Mientras en algunas autonomías es prácticamente testimonial, en otras se ha convertido en una importante fuente de recaudación. Y esa carga elevada que deben soportar los herederos es lo que ha provocado que las renuncias de herencias se hayan triplicado desde el inicio de la crisis.

Ante esta situación, hay autonomías donde se ha decidido paliar los elevados costes para los herederos que supone este impuesto, quedando prácticamente eliminado. Es el caso de Canarias, que bonificará al 99% el impuesto de sucesiones y donaciones desde el 1 de enero de 2016 con el fin de impedir que haya familiares de primer o segundo grado que se vean obligados a renunciar a heredar por no poder pagar un impuesto. Murcia, una de las comunidades donde hasta la fecha era más caro heredar, también ha aprobado una sustancial rebaja en este impuesto para los herederos.

La bonificación en un 99% del impuesto de sucesiones y donaciones (donde el heredero asume el 1% del total a pagar) se repite en Madrid, Rioja y Cantabria, mientras en Cataluña existe una bonificación por tramos que varía entre el 57% y el 99% en función de la base imponible.

En la otra cara de la moneda están Andalucía o Asturias, dos de las autonomías donde el impuesto de sucesiones es más alto, que son a su vez las que vienen registrando mayor número en la renuncia de herencias. En el caso de Asturias, una de cada seis herencias es rechazada por los descendientes.

La cuantía que supone el impuesto de sucesiones dependerá además, según las autonomías, del grado de parentesco con el fallecido. Si bien los herederos forzosos no deben abonar grandes sumas de dinero, los terceros en relación con el difunto asumirán costes fiscales más elevados.

Al margen del impuesto de sucesiones, que considera la totalidad de los bienes del fallecido, en el caso de heredar inmuebles los herederos deberán asumir además el impuesto sobre el incremento de valor de terrenos de naturaleza urbana (plusvalía municipal). Este impuesto grava el incremento de valor que experimentan los inmuebles urbanos que se pongan de manifiesto como consecuencia de una herencia, aunque hay que destacar que no todos los ayuntamientos contemplan este impuesto municipal.

El plazo para presentar el impuesto por parte de los herederos será de seis meses desde el fallecimiento para las sucesiones (con la posibilidad de solicitar prórroga de otros seis meses con devengo del interés de demora), y de 30 días hábiles para las donaciones.

En el momento de heredar, contar con el asesoramiento de un profesional que nos asesore resulta fundamental para evitar problemas legales. Contacte con LEAN Abogados; somos expertos en derecho hereditario y estamos cerca de usted para ayudarle. Llámenos sin compromiso al teléfono gratuito 900 102 722.