Fundamentos de la comercialización de acciones de Bankia.

La agresiva campaña publicitaria: “Hazte bankero”, con K de Bankia, permitía al pequeño ahorrador convertirse en accionista de una “próspera” entidad financiera por sólo 1.000 euros.

La falta de información en la comercialización de acciones de Bankia ha sido una de las claves y fundamentos de una de las estafas más sonoras de los últimos años. A mediados de 2011 fueron muchos los que adquirieron acciones de la entidad, mientras los máximos responsables ocultaban la realidad de Bankia: la quiebra.

Existen miles de afectados como Concepción Sánchez que tras el fallo emitido por el Juzgado de Primera Instancia número 21 de Valencia, Bankia le devolverá un total de 30.000 euros. Una decisión que se fundamenta en la falta de información emitida por Bankia. La entidad no advirtió a la demandante de los problemas financieros de la entidad. Además, el folleto informativo tampoco ofrecía información sobre los riesgos por la compra de acciones.

Fundamentos de la comercialización de acciones de Bankia:

1.- El folleto informativo. A diferencia de las preferentes, las acciones son un producto financiero comprensible para la gran mayoría de la población. La mala praxis de Bankia no se fundamenta en la falta de información de los riesgos y características del producto, sino de la situación real que vivía en ese momento la entidad en la que se invertía. La comercialización de acciones de Bankia se ha fundamentado en la falsedad de las cuentas anuales de la entidad: 300 millones de beneficios cuando en realidad se soportaban 3000 millones de pérdidas. Las acciones adquiridas por los pequeños ahorradores pasaron a no valer nada en un corto periodo de tiempo.

Rodrigo Rato, ex presidente de Bankia, fue el encargado de dar el “pistoletazo de salida” a las acciones de la entidad en bolsa. FUENTE. flickr.com

Rodrigo Rato, ex presidente de Bankia, fue el encargado de dar el “pistoletazo de salida” a las acciones de la entidad en bolsa.
FUENTE. flickr.com

2.- La confianza depositada en los empleados de Bankia. Miles de familias se dejaron embaucar por discurso de los empleados que trabajaban en la entidad. Acciones que finalizaron en engaño, ya que se adquirieron acciones a un valor de 3,75 euros, cuando en realidad apenas valían algo.

Uno de los fundamentos de la comercialización de acciones de Bankia era la confianza entre empleado y cliente. FUENTE. flickr.com

Uno de los fundamentos de la comercialización de acciones de Bankia era la confianza entre empleado y cliente.
FUENTE. flickr.com

3.- Una agresiva campaña publicitaria emitida por Bankia: “Hazte bankero”, con K de Bankia. Los pequeños ahorradores podían simular a los grandes inversores y banqueros por un mínimo de 1.000 euros. Una acción que sería sinónimo de éxito al invertir en “una de las entidades líderes en España por volumen, oficinas y rentabilidad”.

4.- Evolución de Bankia. A mediados de 2011 se adquirieron acciones de Bankia pero en pocos meses, concretamente en noviembre de ese mismo año, el Bano de Valencia, filial valenciana de Bankia fue intervenido con fondos públicos. Fue el primer banco nacionalizado de los muchos otros que vendrían después. En diciembre, La European Banking Authority comunicó que las necesidades adicionales de capital del grupo Bankia eran de 1.329 millones de euros. Aún así, Bankia transmitía a sus inversores absoluta tranquilidad.

Si eres uno de los afectados por la compra de acciones de Bankia y quieres recuperar el dinero invertido, confía en V Abogados, especialistas en derecho bancario y reclama individualmente la nulidad de tu contrato de compraventa. Llama e infórmate de manera gratuita en el 900 102 722.