¿Día de la educación financiera, o del lavado de cara de la banca?

¿Busca la celebración del día de la educación financiera otorgar al consumidor toda la responsabilidad?

Las entidades sacan pecho en esta jornada mientras siguen beneficiándose a costa de sus abusos

A la colección de los “días de…” se ha sumado este año el de la educación financiera auspiciado por la CNMV y el Banco de España. La fecha fijada es el 5 de octubre, y su objetivo el de concienciar de la importancia de mejorar los conocimientos económicos para la toma de decisiones responsables. Como no podía ser de otra forma, las cajas y bancos se han sumado masivamente a celebrar por todo lo alto este día en un descarado intento de lavado de imagen para mostrarse cerca de la sociedad.

Los responsables directos de abusos a miles de clientes y quienes lo han tolerado durante años pretenden mostrarse ahora comprometidos con la sociedad. ¿No sería más eficaz que, en lugar de crear este día, se aplicaran medidas contundentes contra los abusos bancarios? ¿No lo sería adecuar los productos y conceptos financieros a la realidad social, y a los perfiles de los clientes?

Resulta provocador escuchar a directivos de entidades defender que la educación financiera ayudará a evitar los casos de sobreendeudamiento y malos usos de productos financieros. Clama al cielo cuando estas declaraciones salen de la boca de quien han engañado a sus clientes con productos inadecuados abusando de su confianza, y que incluso siguen lucrándose con cientos de millones de euros cada año a través de productos como las cláusulas suelo.

No nos confundan, señores banqueros. La formación financiera contribuye a la mejora de la gestión económica de las familias con rentas bajas y en riesgo de exclusión social, tal y como ustedes defienden, pero sólo si ustedes ponen de su parte la honestidad. ¿Dónde están los límites de la ética para los directivos, comerciales y agentes de la banca española que han abusado de la confianza de sus clientes para colocarles productos inadecuados?

Que no nos engañen. Los ciudadanos no somos tontos, y somos conscientes de la operación de marketing para mejorar su imagen que la banca española ha llevado a cabo inventándose esta fecha.

Mientras el Banco de España impulsa el día de la educación financiera, su operatividad ante los abusos de las entidades deja mucho que desear. A la vez que defiende su interés en que las relaciones de los bancos con sus clientes sean buenas, en que los consumidores estén satisfechos y confíen en sus entidades bancarias porque es la base de la estabilidad financiera que persigue, los abusos de la banca siguen produciéndose.

Llama mucho la atención escuchar las declaraciones de la vicepresidenta de la CNMV, en las que justifica que es necesaria una educación financiera entre los ciudadanos para evitar tomar decisiones de inversión equivocadas, como sucedió en los años de la crisis. ¿Qué ocurre señora Centeno, que toda la responsabilidad es del consumidor? ¿Ya no se recuerda cómo las entidades han colocado productos inadecuados a perfiles muy vulnerables como jubilados o clientes sin formación ni experiencia en productos de riesgo, que firmaban a ojos cerrados los productos que les vendía su banquero de toda la vida?

Está bien que se hable de la necesidad de educación financiera en España, pero antes de responsabilizar a los ciudadanos de sus conductas, quizá debería educarse al sector bancario creando un día sobre buenas prácticas. Y hasta que llegue el día en que la banca deje de ejercer su situación de supremacía a costa del bolsillo de sus clientes, los profesionales en derecho bancario de LEAN Abogados seguiremos luchando contra los abusos de cajas y bancos. Si su banco le ha engañado vendiéndole productos inadecuados a su perfil, o si ha sido víctima de cláusulas abusivas, demande. La vía judicial es el camino para recupera el 100% de su dinero. Contacte con nuestros profesionales en el teléfono gratuito 900 102 722.