¿Cómo puedo favorecer a un heredero?

Favorecer a un heredero respecto al resto es posible haciendo uso de los tercios de mejora y libre disposición

Para favorecer a un heredero, es imprescindible que quede constancia en el testamento

Cómo favorecer a un heredero respecto al resto en el reparto de una herencia es una de las dudas más habituales en materia de derecho hereditario. ¿Es esto posible? ¿Qué implica? ¿Cómo puedo hacerlo? En este artículo le ofrecemos respuestas a estas y otras cuestiones si su intención es mejorar a uno de sus herederos en el momento que su herencia sea repartida.

Realizar testamento es un requisito indispensable para favorecer a un heredero sobre el resto porque de no existir, todos los herederos lo serían a partes iguales por ley. En él debe quedar reflejada la voluntad de mejorar la situación de uno de los herederos. Eso sí, respetando siempre la legítima estricta, un tercio de la herencia, que debe dejarse necesariamente a partes iguales entre los herederos. Ese tercio es la parte de la herencia sobre la que le ascendiente no puede disponer.

El procedimiento para favorecer a un heredero sería hacer uso de los otros dos tercios de la herencia (tercio de mejora y tercio de libre disposición), y destinarlos de forma exclusiva a éste. El tercio de mejora es, en términos legales, la porción de la legítima que el ascendiente atribuye a su prudente arbitrio entre sus legitimarios hijos y descendientes, pudiéndola incluso atribuir totalmente a uno de ellos. Lo mismo ocurre con el tercio de libre disposición con el que el testador, como su propio nombre indica, podrá hacer lo que crea más conveniente.

Otra vía para favorecer a un hijo en el reparto de una herencia es desheredar al resto, dejándola en favor de uno sólo de los herederos, pero es una situación que sólo podría llegar a darse ante casos extremos recogidos por la legislación. Son denominadas causas de indignidad, y se refieren a hechos como haber sometido a maltrato físico o psicológico al testador, o haber sido condenado en juicio por atentar contra su vida. Situaciones que, dado el caso, habría que acreditar convenientemente.

Otra opción es la de donar en vida. Quien done alguno de sus bienes en vida a un hijo, por ejemplo, debe saber que lo recibido será descontado en el momento de dividir la herencia, una vez fallecido. Y será así a menos que lo deje claro en el testamento, donde deberá apuntar que lo donado en vida no es “colacionable”. De esta forma, su participación en la herencia será similar a la del resto de herederos.

En materia de herencias, contar con profesionales del derecho es fundamental para garantizar que nuestros pasos se adaptan a la legalidad y como medida preventiva para evitar futuros problemas familiares, demasiado habituales en el reparto de herencias.

En LEAN Abogados somos expertos en derecho hereditario y estamos muy cerca de usted para ayudarle. Llámenos sin compromiso al teléfono gratuito 900 102 722 y déjese asesorar por los mejores profesionales.